Controla la economía familiar para darle rumbo a tus sueños

La economía familiar resulta ser un dolor de cabeza para casi todos cuando el final de mes se acerca. Y es que cumplir con tantas responsabilidades económicas no es tarea sencilla, sobre todo cuando no se tiene un trabajo que genere ingresos suficientes para cubrir cabalmente el estilo de vida que se desea llevar.

En muchas familias los gastos de un hogar terminan siendo la razón principal de los conflictos entre las parejas o entre padres e hijos, desencadenando problemas emocionales que tarde o temprano afectan a todo el grupo familiar.

Estrés, ansiedad, insomnio, impotencia, rabia y hasta violencia suelen ser los problemas más comunes ocasionados por los gastos de un hogar.  Y en medio de esta “supervivencia” queda poco espacio para cumplir con las metas y sueños que se tienen.

Lisseth Martinez ha pasado por algunos de estos problemas: discusiones con su pareja por razones económicas, estrés, ansiedad, insomnio… En medio de esta situación emocional se dio cuenta que no podía seguir viviendo bajo este régimen, que sus sueños podrían frustrarse y que eso afectaría su futuro y su felicidad.

Así que decidió cambiar de vida, pero con la voluntad no basta y era consciente de ello; empezó a buscar herramientas que le permitieran mejorar su economía familiar para tener mejor calidad de vida y vivir en armonía.

En este proceso de aprendizaje, Lisseth encontró que para que el dinero alcance para cumplir con las obligaciones del hogar, se necesitan dos cosas principalmente: la planificación financiera y el presupuesto familiar.

¿Cómo hacer un presupuesto familiar?

Hacer un presupuesto familiar no es demasiado complejo, solo hay que tener disciplina y ser muy cuidadosos al momento de hacerlo, aquí puedes ver cómo hacer uno en 5 pasos.

Pasos para crear un presupuesto familiar

1. Selecciona una herramienta:

Lo principal es apoyarse en una herramienta que bien puede ser digital como una hoja de excel o algún software similar o también puede ser lápiz y papel.

Lo importante es que puedas calcular y que te sientas cómodo utilizándolo.

2. Identifica tus ingresos:

Es elemental que puedas identificar cuánto dinero recibes mensualmente, y categorizar si es fijo o variable. Hazlo de forma ordenada, primero los ingresos fijos como el salario o las rentas y después los variables, como comisiones o ventas, con las fechas del mes en que los recibes.

3. Identifica tus egresos:

El siguiente paso es identificar los egresos, este paso es más complicado, porque los ingresos suelen ser una o dos veces por mes, mientras que los gastos son diarios.

Aquí también debes poner primero los egresos fijos: vivienda, alimentación, transporte… y después los variables: salidas al cine, comprar de enseres o ropa, celebraciones, viajes, etc.

 

4. Depura tu lista de egresos:

Al tener la relación de lo que ganas y lo que gastas, si ves que te has excedido y que efectivamente gastas más de lo que ganas, tendrás que empezar a depurar tu lista de manera que tus costos y gastos no excedan tus ingresos. Para que puedas tener éxito en este proceso de depuración debes priorizar tus gastos según su importancia y utilidad.

5. Gestiona tu presupuesto:

Esta es quizás la parte más difícil, porque es donde tendrás que ser verdaderamente disciplinado. Gestionar tu presupuesto familiar es llevar a la realidad lo que planeaste.

Es importante que te pongas metas al iniciar el mes y llevar un registro que te permita, al final del mes, evaluar si las cumpliste o no. Así podrás ir viendo qué tan bien estás manejando los gastos de tu hogar.

Cuando Lisseth hizo su presupuesto familiar, se dio cuenta que nunca le habían enseñado sobre finanzas del hogar y que ese era el problema principal, sin embargo, pese a que se sintió un poco abrumada reflexionó sobre eso que dicen por ahí que “nunca es demasiado tarde para cambiar” y que si se trata de mejorar siempre es un buen momento y se arriesgó a vivir la experiencia.

Esto le sirvió de motivación para realizar su presupuesto, fijarse metas y cumplirlas. En su caso, existía un gran desbalance entre los egresos y los ingresos y aunque en el primer mes no pudo cumplir a cabalidad las metas, sí que tuvo avances, avances que le hicieron darse cuenta que había tenía algunos gastos descontrolados y que además debía buscar otras fuentes de ingresos para poder satisfacer sus necesidades y cumplir sus sueños.

Nuevas fuentes de ingresos para cumplir con los gastos de un hogar

El caso de Lisseth es muy común: crear un presupuesto familiar y darse cuenta que los ingresos se quedan cortos y que hay que producir más dinero.

Ante esta situación no hay que dejar que el estrés o la ansiedad te dominen.

Gracias a la tecnología y a las formas de vida moderna es posible encontrar trabajos flexibles e incluso remotos con buenas remuneraciones que te permitirán cumplir con los gastos del hogar y con algo de planificación podrás inclusive ahorrar para el futuro.

Lisseth estaba decidida a aumentar sus ingresos, así que hizo también un balance de su tiempo e identificó de cuanto tiempo libre disponía, tenía tres horas diarias libres para trabajar.

El siguiente paso fue buscar en páginas web de ofertas laborales. Encontró HoyTrabajas.com, donde las ofertas de trabajo eran realmente buenas para ella. Trabajos flexibles y con buena remuneración, así que empezó a aplicar para obtener estos empleos.

Durante el proceso de búsqueda empezó a ver que su plan de generación de ingresos extra podía extenderse a su pareja, puesto que él es administrador y veía con frecuencia empresas en búsqueda perfiles como el de él. Decidió comentarle y ¡vaya sorpresa! él encontró trabajos extra primero que ella, pero al final ambos pudieron aumentar sus ingresos con trabajos flexibles y bien remunerados.

Esto además de solventar los problemas de pareja que estaba ocasionando la falta de dinero, les permitió evaluar los proyectos y planes a futuro, de manera que pudieron desarrollar un fondo de ahorros mancomunado para proyectos en conjunto: viajes, adquisición de bienes y la planificación del bebé que quieren tener.

En resumen:

La historia de Lisseth puede ser la tuya, basta con que te des cuenta de que tienes un problema con la economía familiar y hagas cambios en tu vida para mejorar esta situación: elaborando un presupuesto familiar que te permita mejorar tu calidad de vida y cumplir tus sueños. De seguro que no solo mejora tu economía sino toda tu vida en general. ¿Te animas?