Por qué el desempleo causa autoestima baja y cómo superarla

La autoestima baja es un problema psicológico que se propaga cada vez más. Consiste en una autopercepción degenerada, basada en valores negativos que se proyectan sobre toda la constitución del ser y lo perjudican tan gravemente que, en muchos casos, podría representar la muerte.

Pero este es un problema que se da a raíz de distintos detonantes: todos con particularidades en común, entre ellos está el desempleo como un factor que pasa a convertirse, de un inconveniente de momento, a la causa del desencadenamiento de un estado psicológico complejo.

La autoestima baja y su avance silencioso.

Ana María estudiaba Administración de empresas en una universidad de Bogotá. No era la más popular de la facultad, pero tampoco se caracterizaba por una introversión que le trajera problemas para relacionarse con sus compañeros.

Algunos de sus compañeros, incluso a mitad de periodo pudieron conectar rápidamente con empleos directamente relacionados con sus competencias (En internet hay un sinfín de oportunidades laborales de este tipo).

Pero no todos contaron con esa suerte, ya sea por ser estudiantes no destacados, por introversión, por la distancia del trabajo o por el horario de clases que le impedía trabajar, como fue el caso de Ana María.
Sí, la joven estudiante de hizo algunos intentos, llevando un hoja de vida con no mucho contenido a algunas de las empresas que le fueron recomendadas, que vió en anuncios y a algunas en las que había pensado que podía ser contratada.

Pero todos sus intentos resultaron en negativas ¿La razón? La mayoría de empresas buscaba gente más jóven, o bien administradores egresados, o al menos con experiencia.
A pesar de que Ana María insistió en que podría adaptarse y aprender con facilidad y en poco tiempo, las oportunidades se fueron.

Lo que Ana María ni sus familiares o amigos vieron a tiempo fue que un problema venía gestándose y ganando terreno en su interior; y que este inconveniente se convirtió sin saberlo en una sólida barrera entre ella y el mundo.

Y solo se dio cuenta de que algo andaba mal cuando dejó de intentar hallar un empleo y se encerró en casa, atrapada por una serie de temores e inseguridades que estaban más allá de si era o no una persona activa, si tenía o no un empleo; temores que pasaron a quedarse en ella y la convirtieron en una mujer ansiosa, depresiva y con nada de interés en la vida.

La depresión y su conexión con la autoestima baja

La baja autoestima es una especie de condición que toma fuerza silenciosamente en muchas personas y la falta de empleo o, mejor dicho, haber sido rechazados de distintos empleos, en muchos casos puede acrecentar este problema en proporciones inimaginables.

La sensación de rechazo que se experimenta al buscar un empleo y ser rebotado una y otra vez, en María hizo estragos. Empezó a considerarse una persona incapaz, pues pensaba que ni siquiera era una empleada mal pagada, incluso cuando invertía todo su esfuerzo en estudiar.

Con 27 años de edad, todo su mundo empezó a venirse abajo. No podía sostenerse económicamente y se mantuvo recurriendo a la ayuda de sus padres, quienes – uno jubilado y el otro con un empleo promedio en una escuela – apenas podían cubrir sus propios gastos.

Esto desató una crisis en casa, pues además de todo, a su familia le costaba comprender que su caso es como es el de muchos estudiantes que, por azar o por factores que se escapan al control propio, a Ana María le había tocado la mala fortuna de no tener un empleo.

La situación no terminó allí, sino que empezaba. Los sentimientos de frustración, impotencia y apatía crecían y la imagen de sí misma fue deteriorándose, al no ver logros, triunfos y capacidades que le brindaran autoconfianza.

Una persona sin empleo puede caer en un estado serio de ansiedad y por consecuencia depresión.
Este es uno de los graves perjuicios de una baja autoestima. Ana María estaba sumergida en un terrible concepto de sí misma, reforzado por las situaciones que se creaban en su entorno y que, no solo le hacían creer en su incapacidad, sino que asentaban pensamientos pesimistas que la bloqueaban para ver las posibles alternativas.

¿Existen alternativas al estar desempleado?

Sí, de hecho las tenía. Pero no eran seguir repitiendo la fórmula de llevar un currículo a una y otra empresa. Esto hubiera podido empeorar su situación.
Su caso empezó a ser extremo cuando no quiso seguir saliendo con amigos. Se confinó a un encierro insano y hasta su alimentación cambió hacia alimentos menos sanos y más frecuentes.
¿Cómo sacar a una persona de un estado de depresión consolidado? ¿Puede revertirse una autoestima deteriorada?

Sí es posible. En casos como el de Ana María, la situación de desempleo prolongado a afectado tu autoconfianza y seguridad, estas son algunas medidas recomendadas:

¿Cómo superar una situación de baja autoestima por desempleo?

1. ¡No! Aunque parezca, no ha disminuido tu valor

Entiende que sigues siendo igual de capaz, pero tu negativa estima propia te hace sentir atrapado en pensamientos pesimistas, que, de hecho, pueden revertirse.

Busca a un especialista que se convierta en tu aliado, empieza a ejercitarte y ponte en contacto con tus seres queridos. Verás que tu sistema se pondrá de mejor ánimo y pensarás con mucha claridad para tomar nuevas decisiones

2. Considera buscar las alternativas:

Ya intentaste buscar trabajo en tu área y no ha funcionado. Ahora, empieza a recibir atención profesional.

No descartes empleos de otras categorías. Flexibilizarte y adaptar tus conocimientos, habilidades y capacidades a otro tipo de trabajo no solo será una experiencia de mucho aprendizaje, sino que mejorará notablemente la percepción que tienes de tí mismo.

Obtener estabilidad económica y logros, por insignificantes que parezcan, será determinante. Empieza por algo y recuerda, tus potencialidades siguen vivas y un empleo temporal no las desmejorará, sino que las potenciará.

3. Organiza tu vida:

Sí, sacude el polvo y haz una lista. Hay muchísimas cosas que arreglar y lo mejor es que empieces por lo pequeño: tu entorno; y que enumeres todo para que nada se te escape. Este es un gran secreto.

4. Realiza actividades satisfactorias:

Utiliza el internet para tu provecho. Bien sea para aprender cosas nuevas y potenciar nuevos conocimientos, que pueden convertirse en herramientas, o para entretenerte aprendiendo.
Recuerda, existe un entretenimiento vacío que empeora la sensación de apatía y otro lleno de elementos que pueden motivarte, como el deporte o la creatividad.
Por otra parte, Internet ofrece también una gran cantidad de oportunidades laborales. Solo debes abrirte a las posibilidades.

En resúmen…

  • Las posibilidades de mejorar están al alcance de la mano, pero una persona con baja autoestima está limitada de verlas.
  • Lo más importante es reconocer tu estado y aceptar que necesitas apoyo, que necesitas salir de allí y mejorar tu situación actual.
  • Conectar con un nuevo empleo no debe ser tu meta principal, sino el resultado final de una serie de logros que estás por obtener.

 

¡ENCUENTRA TRABAJO YA!